domingo, 27 de noviembre de 2016

"Caballo caballo". Nuevo libro de Beatriz Blanco

El viernes, 25 de noviembre de 2016, Javier Lostalé presentó el nuevo libro de Beatriz Blanco titulado Caballo caballo, de la Editorial Pre-textos.


El acto tuvo lugar en la librería Rafael Alberti de Madrid.


Imagen tomada de "ABC"


Comenzó Javier Lostalé felicitando a la autora, por su nuevo libro, y a Juan Eduardo Zúñiga, por el reciente Premio Nacional de las Letras.

video
Si alguno de los vídeos no se puede ver en el blog, están en otra página alojados. Clic AQUÍ para verlos.


A continuación, nos habló de la poesía de Beatriz Blanco, de sus características fundamentales y de las influencias de otros poetas en su obra.

video


Tras presentar los libros publicados por la autora, Javier Lostalé pasó a reseñar el nuevo volumen de Beatriz Blanco, analizando los cuatro bloques y las peculiaridades más destacadas de cada uno de ellos.

video

Terminado el discurso, tomó la palabra Beatriz Blanco para agradecer la exposición de Javier Lostalé y el esfuerzo hecho por la librería “Rafael Alberti” –y especialmente por Lola Larumbe– tras haber sufrido una lamentable inundación en sus instalaciones.

video


Beatriz Blanco explicó seguidamente su concepto de poesía y algunos detalles de su obra.

video


Finalmente, la autora prosiguió con la lectura de fragmentos de Caballo caballo y puntuales descripciones sobre su proceso creativo.

video


video

video


video



Tras una lectura inicial –después del acto–, estas son mis primeras impresiones sobre la obra:

Caballo caballo es un poema onírico, presentado solemnemente en la primera parte de la obra: “En mi habitación”, donde una prosa mágica introduce un paisaje creado en la niebla de un sueño vital.

En el segundo bloque, “A caballo en el bosque”, se inician los versos que narran el periplo de una voz poética a lomos del ritmo marcado por un caballo negro, que pronto deja paso a un caballo blanco al que

Poco a poco los tambores de mi pecho
le entregan un nuevo ritmo.

El recuerdo de corceles mitológicos es constante, mientras se introduce en un bosque (territorio del hombre). Los sonidos, las voces, las canciones (A mi lado el río canta) los olores y las fragancias inundan el poema. Pero también aparecen breves sentencias que recuerdan un filosófico itinerario machadiano:  

Todos venimos de algún remoto mar.

El bosque es territorio del hombre.

La brisa enseñó a cantar al hombre.

En el tercer episodio, “Algarabía de voces”, surge una voz que se erige como corifeo (voz oracular para Beatriz Blanco) y que guía al primigenio yo poético por un camino, iniciado en el Paraíso, y que conducirá al océano final:

Cuando el hombre es expulsado de allí le conceden tres dones:
el canto, la protección de las telas, la compañía de los ángeles.

Los versos se pueblan de Ángeles mágicos y de Telas que cobran vida, hablan y se llenan de color.

Y al final de la vida vuelven ríos y telas a juntarse.
En el umbral encuentra el hombre un río.

Los hechos de su vida se transforman en telas.
Con ellas los ángeles se visten.

El último capítulo de esta épica personal se titula “Hacia el río”. En él se silencian las voces, la algarabía y hacen su aparición la reflexión y el silencio:

Las palabras han escapado como pájaros.

El caballo ha sido sustituido por una canoa donde telas y meteoros descienden a acompañar el delta de mi vida.

Y el poema finalizará así:

Yo cierro mis ojos. Es impúdico mirar la desembocadura de los ríos.

Dice mi amiga y maestra, María Teresa Bouza Álvarez, que la poesía imprescindible (o dicho con otras palabras, la “buena poesía”) es aquella que impacta y que no permite una sola lectura. En el caso de Caballo caballo, el dominio del ritmo, la sorprendente y fascinante epopeya íntima y su atrayente simbología han golpeado mi cerebro y mi corazón, siendo necesaria otra lectura catártica -por lo menos-.



Algunas imágenes del evento:






















martes, 22 de noviembre de 2016

«Leonor, memoria de la niña-esposa», de Miguel Ángel Baamonde (Ed. Rilke)


Me han regalado un libro titulado Leonor, memoria de la niña-esposa, de Miguel Ángel Baamonde (Ed. Rilke). Mi amor por la poesía y por Antonio Machado ha hecho que abra enseguida el volumen y que lo lea con expectación.

Y la lectura ha merecido la pena. Se trata de una biografía centrada en la corta vida de Leonor Izquierdo Cuevas, en la relación con Antonio Machado y la influencia en su obra poética, pues –como dice M.A. Baamonde–, Leonor forma parte de esa mitología femenina que asocia al lado de un gran hombre el corazón de una mujer de valía.

Hay que destacar el ánimo investigador del autor, contrastando siempre la información con numerosas fuentes y señalar, también, el profundo conocimiento de la obra de Machado con la que relaciona constantemente su trabajo.

Baamonde recrea los acontecimientos más importantes entre Leonor y Antonio a través de una exposición amena e interesante, como lo es la anécdota de la declaración de su amor, por parte de Machado, mediante un poema que prepara para que Leonor lea, a escondidas, mientras limpia su habitación a finales de 1908.

Además, aparecen algunos momentos menos felices, como el acoso de los recién casados en la estación de donde partían al viaje de bodas o la ruina coyuntural en la que se ve sumido Machado ante la enfermedad de su esposa en París.

Y también hay que destacar la lucha de Antonio Machado por publicar Campos de Castilla antes de que Leonor fallezca y pueda ver el éxito que comienza a tener la obra.

La segunda parte del libro está dedicada al análisis de la presencia de Leonor en la poesía de Antonio Machado y la influencia de su muerte en la obra posterior.

Y la tercera parte estudia la proyección de la figura de Leonor en la inquietud de Machado, como un tratado psicológico y poético profundo y acertado.


Mi enhorabuena a Miguel Ángel Baamonde y a la Editorial Rilke por la publicación de este libro, que es una pieza importante en el puzle biográfico de A. Machado y, sobre todo, de Leonor. 

sábado, 19 de noviembre de 2016

El poeta Manolo Romero en la Tertulia Literaria "Eduardo Alonso"

El día quince de noviembre de dos mil dieciséis tuvo lugar en el salón de actos de la Casa de Castilla-La Mancha, en Madrid, la Tertulia literaria "Eduardo Alonso".



Juan Pedro Carrasco García dirigió la sesión dando paso primeramente a los poetas invitados para la lectura de sus poemas.


Hortensia Higuero:



video 
(Si no se puede ver este vídeo, o los siguientes, haced
Clic AQUÍ para ver los vídeos en otra página)

José Marría Garrido y Dori Rosado:



video
(Clic AQUÍ para ver el vídeo en otra página)

Javier Díaz Gil:




video
(Clic AQUÍ para ver el vídeo en otra página)


Francisco Caro:



video
(Clic AQUÍ para ver el vídeo en otra página)


A continuación, Manuel Cortijo presentó al autor invitado, Manolo Romero:



video
(Clic AQUÍ para ver el vídeo en otra página)


El poeta de Guareña, autor de Bestiario I, Corral de versos y buriles, Bestiario andaluz, Bestiario II, Bestiario de Cabárceno, Bestiario III, Bestiario de los fogones, Música de sombras (Premio Tiflos de la Fundación O.N.C.E. 2003), Cancionero de la horas (Premio Internacional de Poesía "Antonio Oliver" 2004), Música de sombras II, Botania para Innsbruck, Bestiario (Antología), y Algo más que ser (Premio Rafael Morales 2007).  deleitó al numeroso público con la declamación de algunas de sus obras:


video
(Clic AQUÍ para ver el vídeo en otra página)

video
(Clic AQUÍ para ver el vídeo en otra página)

video
(Clic AQUÍ para ver el vídeo en otra página)

video
(Clic AQUÍ para ver el vídeo en otra página)

video
(Clic AQUÍ para ver el vídeo en otra página)

video
(Clic AQUÍ para ver el vídeo en otra página)

Juan Pedro Carrasco García cerró el acto:

video
(Clic AQUÍ para ver el vídeo en otra página)




domingo, 13 de noviembre de 2016

Presentación de la Antología «La luz que me faltaba» de Joaquín Benito de Lucas.

El viernes, once de noviembre de dos mil dieciséis tuvo lugar la presentación del libro La luz que me faltaba, de Joaquín Benito de Lucas, un poeta que sabe llegar al lector con su poesía directa y sincera -la verdad del poeta hecha verso-. 

Los textos de Benito de Lucas están llenos de recuerdos y sentimientos, recogidos en un íntimo álbum familiar. La evocación de la niñez es una constante y una excusa para hacer cómplice al lector de sus vivencias, como él mismo explicó en la presentación. El viaje es otro de los temas que aparecen en su obra. Viaje (peregrinación) a la India como excusa para mostrarnos otro viaje, el interior. 

Y como buen hijo, también nos muestra en su obra el amor a su Talavera del alma (de la Reina) y a su río Tajo, río de la vida y río vivo en el corazón.

Asistir a esta presentación ha sido una oportunidad para aprender -en una clase magistral de Poética- cómo se forja una vida alrededor de la poesía o, también, cómo la poesía nos lleva, a través de sus versos, por el camino de la vida.  


La Editorial Eirene y la Librería Lé organizaron un acto donde la poesía, el buen gusto y la cercanía fueron la nota dominante. 



Chelo Altable presentó la mesa, compuesta por Manuel López Azorín -poeta y director de la colección de Poesía de la Ed. Eirene-, Pedro A. González Moreno -poeta y autor de la introducción de La luz que me faltaba- y el autor, Joaquín Benito de Lucas.

Concepción Altable presentando la mesa. A su lado, Pedro A. González y Joaquín Benito de Lucas.

Colaboraron, además,  el violonchelista Francisco García-Bueno y el cantautor Moncho Otero.

                           Joaquín Benito de Lucas, Manuel López Azorín y Francisco García-Bueno.

Manuel López Azorín habló de Joaquín Benito, mencionando algunos datos biográficos y de su obra. 

Manuel López Azorín interviniendo.

Pedro A. González Moreno, literato y autor de la introducción del libro, continuó ahondando en la obra de Benito de Lucas y comentó cada uno de los diez libros que han sido incluidos en la antología. El conocimiento profundo de la obra de Joaquín de Benito resultó evidente y esclarecedor, lo mismo que los lazos de amistad y de admiración hacia el autor.

                                            Presentación a cargo de Pedro A. González.

Finalmente, Joaquín Benito de Lucas explicó y recitó algunos poemas de su obra acompañado del violonchelo de Francisco García-Bueno.

                                                                  Joaquín Benito de Lucas.

                                                                  Joaquín Benito de Lucas.

                                                                  Joaquín Benito de Lucas.

Su actuación fue emotiva y muy aplaudida por el numeroso público que asistió al acto.


Para finalizar, Moncho Otero cantó uno de sus poemas: "Elegía".

                                                                                Actuación de Moncho Otero.

(EN EL SIGUIENTE ENLACE HAY NUEVE VÍDEOS QUE HE ALOJADO EN OTRA PÁGINA, PORQUE AQUÍ HABÍA DIFICULTADES PARA QUE SE PUDIERAN VER ADECUADAMENTE:)

VER VÍDEOS:   CLIC AQUÍ.

                         Chelo Altable, Joaquín Benito de Lucas y Manuel López Azorín.


                           Fernando Yubero,  Joaquín Benito de Lucas y Rafael Morales Barba.